Listado de APs

En esta sección podrás consultar el listado completo de APs relevadas por provincia, y algunos datos principales sobre ellas.

Comenzamos con la provincia de Córdoba como primera etapa, enumerando APs relevadas hasta el año 2019, y que se irá actualizando progresivamente. La lista se encuentra dividida según el tipo de Administración: Gubernamental Provincial, Gubernamental Nacional, Gubernamental Municipal o Comunal y Administración Privada.

Presioná las flechas para desplazarte entre los diferentes paneles de información.
También podés ampliar la infografía a pantalla completa desde el icono superior derecho.

Si tenés conocimiento, participás o estás involucrado/a en APs que aquí no se mencionan, o tenés datos que desees aportarnos
NECESITAMOS DE TU COLABORACIÓN!

Escribinos desde alguno de los medios de contacto de la sección
Contacto y Apoyo

Conceptos principales referidos a Áreas Protegidas

Área Protegida: es, según lo define a nivel mundial la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), “un espacio geográfico claramente definido, reconocido, dedicado y gestionado, mediante medios legales u otros tipos de medios eficaces para conseguir la conservación a largo plazo de la naturaleza y de sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales asociados” (Dudley 2008). A su vez, “las categorías deberán aplicarse en el contexto de Sistemas de APs o de otro tipo y como parte del enfoque de ecosistema”. “Las APs no deberían verse como entidades aisladas, sino como parte de entornos de conservación más amplios, que incluyan tanto sistemas de Áreas Protegidas como enfoques para la conservación de ecosistemas más amplios que se implementan en todo el paisaje terrestre y marino” (Dudley 2008).

Manejo: “acciones de intervención directa o indirecta que se realizan sobre el recurso protegido, con el propósito de alcanzar los objetivos planteados por el AP. Ejemplo: fuegos controlados para mantener pastizales naturales, la extracción de especies exótica, la reintroducción de especies extintas localmente, el uso público turístico de un espacio natural, la captura de especímenes para investigación científica, la caza o pesca autorizada, etc” (Arguedas Mora 2010).

Administración: “acciones referidas a los recursos operativos, con el objetivo de que el área tenga a disposición de forma adecuada y oportuna; el equipo, infraestructura, fondos y personal requeridos en calidad y cantidad” (Arguedas Mora 2010).

En este trabajo, el listado de APs se organizó en función de las siguientes tipologías de Administración de APs:
* Áreas Protegidas de Administración Provincial: creadas a partir de instrumentos legales de orden provincial y/o administración de parte de organismos gubernamentales de jurisdicción provincial -generalmente la Autoridad de Aplicación Ambiental Provincial: la Secretaría de Ambiente del Ministerio de Coordinación (Gobierno de Córdoba, consultada en 2020)-, bajo dominio estatal o privado. Las Reservas Arqueológicas incluidas en el listado en esta tipología, fueron creadas bajo la Ley Provincial 5543/73 de Protección de los Bienes Culturales a cargo de la Agencia Córdoba Cultura SE del Gobierno Provincial.
* Áreas Protegidas de Administración Nacional: creadas a partir de instrumentos legales de orden nacional y/o administración de parte de organismos gubernamentales de jurisdicción nacional -como lo es la Administración de Parques Nacionales o el Ministerio de Defensa a través de sus dependencias-, bajo dominio estatal o privado.
* Áreas Protegidas de Administración Municipal o Comunal: creadas a partir de instrumentos legales de orden municipal o comunal y/o administración de parte de organismos de jurisdicción municipal o comunal, bajo dominio estatal o privado.
* Áreas Protegidas de Administración Privada: creadas (con reconocimiento oficial o no) y manejadas por iniciativa de propietarios/as particulares de predios.

Gestión: “acciones que se desarrollan para alcanzar los objetivos para los cuales fue creada el AP, incluyendo entre otras las relacionadas a la administración y el manejo. Son ejemplo de estas, además de las ya mencionadas en los dos párrafos anteriores; el trabajo con las comunidades, la planificación, el lobby político, el desarrollo de su modelo de gobernanza, etc” (Arguedas Mora 2010).

Valores de conservación:  un Valor de Conservación es un rasgo, característica o elemento excepcionalmente significativo o crítico del territorio, de importancia biológica, ecológica, social o cultural -Modificado de: Brown, Dudley, Lindhe, Muhtaman, Stewart, y Synnott (eds.). 2013. Red de Recursos de AVC (HCVRN). WWF Sweden, WWF International y Proforest-.

Categorías de Manejo, Dominio, Jurisdicción: en Córdoba, la Ley 6964 plantea diferentes Categorías de Manejo de APs dependiendo de las estrategias de administración y manejo de los valores naturales y culturales involucrados, de tipologías de ambientes y el tipo de Dominio o propiedad de la tierra -quién detenta la titularidad de la misma-. Este Dominio puede ser (básicamente): Fiscal -si son declaradas de interés público e incorporadas como bien del Estado a través de la administración del Poder Ejecutivo Provincial- o Privado -si son otras las personas físicas o jurídicas quienes detentan la propiedad de la tierra-. De acuerdo al texto de la Ley 6964, la categorización de las mismas se establece según las “características y aptitudes, objetivos de su conservación, métodos de administración, uso admisible y servicios que proporcionan a la vida humana” de los ambientes naturales que las conforman (Ley 6964, Art. 24).

En función de las responsabilidades gubernamentales en la administración del territorio, existen Jurisdicciones Nacionales, Provinciales y Municipales/Comunales. Por lo cual puede darse la creación de APs en estas diferentes jurisdicciones y queda determinado entonces qué organismo pertinente es responsable de  la Administración de las mismas (Por ej.: los Parques Nacionales son administrados por la Administración de Parques Nacionales del Gobierno Nacional).

Áreas Protegidas Privadas: actualmente se ha intensificado el interés de algunos/as propietarios/as particulares (privados) en hacer manejo ambiental de sus predios, por lo cual muchos han optado por la figura de Área Protegida Privada (APP) para enmarcar dichas intenciones en la propuesta de gestión ambiental integral que promueven las diferentes opciones de las mismas. Según la UICN “un área bajo protección privada es un área protegida pero bajo gobernanza privada (es decir, personas y grupos de personas; organizaciones no gubernamentales -ONGs-; corporaciones -tanto compañías comerciales existentes como, en ocasiones, corporaciones establecidas por grupos de propietarios privados con el fin de administrar grupos de APPs-; propietarios con ánimo de lucro; entidades de investigación (universidades, estaciones de campo) o entidades religiosas). No todas las iniciativas de conservación llevadas a cabo por privados pueden o deben convertirse en APPs, aunque algunas iniciativas que actualmente no son APPs podrían hacerlo con cambios mínimos en cuanto a la gestión y el énfasis” (Stolton et al. 2014). Sin embargo, algo interesante para profundizar la discusión de este concepto, es reflexionar si es conveniente considerar la creación de áreas protegidas sin mediar un marco jurídico que lo determine, como es el caso de gran parte de las APs de administración privada. Esto riñe claramente con el planteamiento de que un AP es un Área Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE), y que para su establecimiento se requiere un marco jurídico diferenciado -algo también considerado en el concepto de AP de la UICN-, el cual define el Régimen de Administración Especial con el que será gestionado ese territorio. Un espacio territorial que es dedicado a conservación por su propietario, pero que está basado sólo en la voluntad de él sin ningún control social o regulación jurídica, no sería considerado un ABRAE y por lo tanto no sería un AP como tal (Arguedas Mora 2012).

Corredores: son figuras de gestión de escala regional con diversas denominaciones y conceptualizaciones técnicas (Biológicos, Rurales, de Conservación, Ecológicos, Bioculturales, entre otras denominaciones) que exceden el ámbito de las APs, incorporando sus áreas de amortiguación y la matriz territorial del entorno en diferentes usos rurales, productivos y urbanos. Los Corredores promueven la gestión a escala regional para conservar y restaurar los ecosistemas con el fin de conectar o vincular el territorio fragmentado por diversas causas acarreando problemáticas y conflictos a nivel natural y social.

Gobernanza: son las interacciones entre estructuras, procesos y tradiciones que determinan cómo son ejercidos el poder y las responsabilidades, cómo se toman las decisiones y cómo tienen voz los ciudadanos y otros interesados. El concepto de gobernanza es rico y multifacético y no se puede reducir fácilmente a unos pocos y sencillos parámetros e indicadores. Básicamente consiste en quién decide cuáles son los objetivos, qué hacer para alcanzarlos y con qué medios, cómo se toman las decisiones, quién detenta el poder, la autoridad y la responsabilidad y quién debe (o debería) rendir cuentas (Borrini-Feyerabend et al. 2014).